Delitos contra los Derechos de los Trabajadores Sevilla

Delitos contra los derechos de los trabajadores Sevilla

Entre una de las tareas que más trabajo proporciona a los abogados laborales está la de resolver asuntos relacionados con los delitos contra los derechos de los trabajadores en Sevilla, en los que la conducta de un determinado empresario, por ejemplo, ha podido trascender del simple ámbito de la empresa para no respetar los derechos reconocidos a sus trabajadores.

Son frecuentes los casos de delitos laborales en España, lo que ha hecho que nuestro ordenamiento jurídico haya llegado a regular la situación en el artículo 312 del Código Penal y siguientes. Ello ha dado lugar a que, hoy por hoy, en nuestro país se dicten numerosas sentencias de delitos contra los derechos de los trabajadores.

Ante ellos, lo más importante es recibir un correcto asesoramiento y siempre contar con la ayuda de abogados de los trabajadores para que ellos mismos se encarguen de analizar cada asunto, ya que el éxito de una reclamación en este sentido puede convertirse en una garantía fundamental de que el resultado del mismo es el deseado.

El caso de Agustín M. L.

A mi despacho acudió Agustín M. L., que me contó el caso por el cual venía a realizarme la consulta: desde hacía varios meses venía sufriendo el trato de su responsable directo, su jefe, en la empresa para la que trabajaba. Estaba poniendo en peligro su trabajo, haciéndole la vida imposible y no dejando que trabajara cómodamente. La causa era su cargo como representante sindical de los trabajadores.

Todo había comenzado tras una serie de reclamaciones iniciadas por el sindicato en nombre de los trabajadores relacionadas con unas horas extraordinarias. Desde ese momento había recibido un trato despectivo y había sido vilipendiado por su superior. Entonces le comenté que su caso encajaba perfectamente en el concepto de delitos contra los derechos de los trabajadores en Sevilla.

Él, en realidad, lo único que quería era poder ejercer su trabajo de forma tranquila, sin tener que soportar la presión adicional de su jefe. Me comentó que más de una vez había tenido la tentación de darse de baja, aun con la pérdida de salario que eso supondría (pasaría de 2.000€ a 1.500€, ganando, por lo tanto, 500€ menos). Si las cosas no cambiaban, no tendría más remedio que hacerlo.

La denuncia

Ante la exposición del caso que me hizo Agustín M. L. mi respuesta fue que lo mejor era interponer una denuncia contra su superior para que éste pudiera comprobar que mi cliente estaba dispuesto a terminar definitivamente con el problema que estaba sufriendo.

Así pues, preparé una denuncia para presentarla ante el Juzgado y que de esa manera se pudiera iniciar un proceso de instrucción en el que determinar si efectivamente el comportamiento del jefe de Agustín M. L. podía encajar dentro de un comportamiento ilícito, en concreto sobre sus derechos como trabajador de la empresa.

En la denuncia hice un pequeño resumen de cómo se habían sucedido los hechos, narrando los episodios más desagradables protagonizados por el denunciado durante los últimos meses. La idea era acreditar que su comportamiento como responsable de la empresa era desmedido y desproporcionado.

Contábamos afortunadamente con los testimonios de otros trabajadores que habían dejado la empresa y que, aunque no habían sufrido la misma situación que Agustín M. L., sí conocían las malas prácticas del denunciado. Sus declaraciones iban a serle muy útiles a mi cliente.

La fase intermedia

El Juzgado apreció indicios de conducta delictiva por un posible delito contra los derechos de los trabajadores. Se inició la fase de instrucción tomando declaración al imputado, que negó su responsabilidad en los términos expuestos. También declararon los testigos propuestos por mí.

Una vez finalizada la instrucción del procedimiento, el Juez dictó un auto de conclusión en el que afirmaba que los hechos eran susceptibles de ser enjuiciados. De ahí que a continuación se iniciara el trámite de calificación. En él acusé al responsable de los hechos relatados por mi cliente. El acusado, por su parte, seguía sosteniendo su inocencia.

A los pocos meses se celebró el juicio, que transcurrió con total normalidad. Declararon verbalmente todos los testigos y las partes que ya lo habían hecho durante la fase de instrucción del procedimiento, sin que ninguno de ellos se contradijera en sus manifestaciones.

Atacando los delitos contra los derechos de los trabajadores en Sevilla

La sentencia

A las pocas semanas se dictó la Sentencia del procedimiento. En el fallo el Juez de lo Penal estimaba todos mis argumentos, consideraba probados todos los hechos delictivos y condenaba al responsable de la empresa por un delito contra los derechos laborales de Agustín M. L. Además, tras dicha condena la empresa decidió rescindir el contrato del mismo por su mal trato a los trabajadores.

A los pocos días recibí la visita de Agustín M. L. en mi despacho. Me comentó que tras el despido del responsable el día a día en la empresa era mucho más llevadero y se podía desarrollar profesionalmente en la misma sin ningún tipo de limitación, actuando tranquilamente como representante de los trabajadores. Por todo ello agradeció mi labor y mi buen hacer en todo el procedimiento.

Si usted sufre una situación parecida en el trabajo, si su jefe o superior directo adoptan medidas injustas contra usted, no lo dude, consulte con un abogado especialista en Derecho Laboral. Muchos clientes han mejorado notablemente sus relaciones profesionales después de haber resuelto estas diferencias.

Asesora legal por oficio y vocación.
Me gusta escribir artículos en mis ratos libres y colaborar con varias webs y medios de prensa.
Actualmente terminando de cursar el Grado de Derecho en la Universidad Complutense.
Si tienes dudas o necesitas que te ayude, no dudes en escribirme.
Ariadna Martinez Campoy
Últimas entradas de Ariadna Martinez Campoy (ver todo)
Ir arriba