Denuncia por Accidente de Tráfico Sevilla

Día a día se suceden en nuestras calles y carreteras multitud de accidentes de tráfico que pueden dar lugar a diferentes resultados, ya que en ocasiones son poco importantes y sólo producen daños en los vehículos, mientras que en otras los daños llegan a provocar lesiones en los conductores. Según mi experiencia, es un supuesto muy frecuente la denuncia por accidente de tráfico en Sevilla.

Como abogado de accidente de tráfico que soy, son muchos los clientes que me preguntan sobre cómo hay que actuar ante un accidente de tráfico con indemnizaciones por lesiones, ya que en el accidente en cuestión han podido sufrir una lesión concreta y desean reclamar lo que efectivamente en derecho les corresponda.

Sin embargo, hay que contar con un buen asesoramiento, porque a veces he recibido a clientes que me manifiestan que han sufrido un accidente de tráfico hoy y que me preguntan cuáles son los pasos a seguir, olvidándose incluso de los efectos que en su salud pueda tener ese accidente, que, ante todo, es la principal cuestión a solventar a fin de evitar lesiones permanentes e irreversibles.

Denuncia por accidente de tráfico Sevilla: El caso de Jaime U. P.

A mi despacho acudió Jaime U. P., el cual había sufrido un accidente de tráfico. Aunque él era de Burgos, cuando contactó con un despacho de abogados especializado en accidente de tráfico en Burgos le facilitaron mi número, ya que colaboraba estrechamente con ellos. Así que le recibí para que me relatara su caso.

Cuando iba circulando por las calles de Sevilla recibió un impacto desde atrás del vehículo que le seguía, cuyo conductor no prestaba atención a la circulación y no se percató de que la misma se encontraba detenida, impactando por tanto contra el vehículo de Jaime U. P., que tuvo que ser examinado por asistentes sanitarios. Además, allí mismo se personó la policía para rellenar el parte.

Le expliqué que su caso era perfectamente viable, pues se trataba de un accidente de tráfico por definición, y que lo más oportuno era interponer una denuncia por accidente de tráfico e, igualmente, iniciar conversaciones con la compañía aseguradora contraria a fin de intentar alcanzar una solución amistosa para la resolución del accidente.

Las lesiones

Como consecuencia del impacto recibido, Jaume U. P. padecía lesiones en la espalda que se correspondían con los daños materiales que había sufrido su vehículo, por lo que la denuncia no se hizo esperar. En ella solicité que mi cliente fuera revisado por el médico forense adscrito al Juzgado para que evaluara sus lesiones.

También contacté con el departamento jurídico de la compañía aseguradora contraria. Me manifestaron que estaban estudiando el asunto, ya que aún no habían recibido el parte del siniestro y no podían tener una idea completa de la forma en que ocurrió el siniestro. Así que su respuesta se hizo esperar.

Mientras tanto, Jaime U. P. fue examinado por el médico forense del Juzgado, quien estudió sus lesiones, así como los días que el mismo llevaba de baja e impedido para sus ocupaciones habituales. Cuando recibí el informe pude comprobar que la indemnización a percibir por Jaime U. P. podía ascender a la cantidad de 2.500€, a la que habría que sumarle 400€ por los daños sufridos en el vehículo.

Las negociaciones

Fue en ese momento cuando recibí la llamada de la aseguradora. Me indicaron que, examinada toda la documentación, especialmente el parte amistoso, se hacían cargo del siniestro, ofreciéndole a mi cliente 1.000€ por las lesiones y por los daños materiales del vehículo.

Evidentemente, y tras consultarlo con Jaime U. P., tuvimos que negarnos a dicha posibilidad, ya que el informe médico establecía que las lesiones eran más importantes que lo considerado por la compañía de seguros. Les comuniqué, en nombre de mi cliente, sus reticencias a aceptar dicha indemnización. Ellos me contestaron diciendo que aún no habían recibido el informe médico de sanidad.

Accedí a mandarles dicho informe a fin de anticiparme a la notificación del Juzgado y para que, de esa manera, pudieran estar totalmente instruidos sobre los avances que habíamos dado. Yo esperé algunos días antes de dar el siguiente paso en el procedimiento de reclamación.

La resolución del caso

Efectivamente, tal y como me imaginaba, a los pocos días recibí una nueva llamada de la aseguradora, la cual, tras haber examinado el informe sanitario del forense, había entendido que las lesiones de Jaime U. P. se correspondían con la realidad del siniestro y, por lo tanto, encajaban con cómo se produjo. Terminaron pagándole a mi cliente los 2.900€ en los que se habían valorado sus daños y perjuicios.

Una vez que me puse de acuerdo con el abogado de la compañía, éste me informó de que haría la transferencia directamente a la cuenta de Jaime U. P., rogándome que presentara un escrito ante el Juzgado solicitando el desistimiento de mi cliente de cara al proceso que había de iniciarse.

A los pocos días todo el asunto se había resuelto. Jaime U. P. me confirmó que había recibido todo el dinero en su cuenta bancaria. Se mostró muy agradecido por mi labor y dedicación durante todo el procedimiento, ya que estaba convencido de que sin mi intervención el resultado no habría sido tan exitoso.

Asesora legal por oficio y vocación.
Me gusta escribir artículos en mis ratos libres y colaborar con varias webs y medios de prensa.
Actualmente terminando de cursar el Grado de Derecho en la Universidad Complutense.
Si tienes dudas o necesitas que te ayude, no dudes en escribirme.
Ariadna Martinez Campoy
Últimas entradas de Ariadna Martinez Campoy (ver todo)
Ir arriba