Blog

Juicio por Accidente de Tráfico Sevilla

Juicio por Accidente de Tráfico Sevilla

Como abogado de accidente de tráfico, una de las consultas más frecuentes es la de aquellas personas que preguntan por un juicio por accidente de tráfico en Sevilla, como medio para intentar conseguir una indemnización tras haber sufrido un siniestro con su vehículo y que ha podido causar tanto daños materiales en el vehículo que conducía, así como en su persona.

Evidentemente, para obtener una indemnización por accidente de tráfico, se hace necesario interponer una denuncia por accidente de tráfico, de este modo, nos aseguraremos dar los pasos correctos de cara a obtener una indemnización por accidente, si bien como requisito fundamental para el éxito del procedimiento es contar con el correcto asesoramiento de un abogado experto.

Además, este asesoramiento es necesario, no tanto por cuánto tarda un juicio por accidente, ya que el tiempo no es lo realmente importante, sino que en todo momento se sigan los pasos correctos, que permita a cada cliente y a cada supuesto concreto darle una respuesta adecuada y tendente a conseguir la mayor indemnización posible.

El caso de Víctor M.N

A mi despacho acudió Victor M.N., el cual vino recomendado por un antiguo cliente por mi experiencia como abogado experto en juicio por accidente de tráfico en Sevilla. Me contó su caso, según el cual, cuando iba a manos de su vehículo, recibió el impacto del vehículo que estaba inmediatamente detrás del suyo, que no observó que la marcha se detenía, sin poder efectivamente frenar a tiempo.

Le comente una vez que me encargó el asunto, que lo más sensato era interponer una denuncia para de esta manera poder ser evaluado por el médico forense y que éste, valorara las lesiones producidas como consecuencia del accidente, determinando además los días que Victor M.N., había permanecido de baja como consecuencia del golpe.

Además de ello, pronto recibimos una comunicación escrita por parte de la compañía aseguradora contraria, por la que asumían los daños ocasionados en el vehículo, informando que abonarían los mismos tan pronto fueran valorados, lo que constituía un buen punto de partida para el asunto ya que suponía un reconocimiento de la responsabilidad.

La denuncia penal

Una vez que recopilamos toda la información necesaria, interpusimos una denuncia en la que narrábamos los hechos sucedidos, es decir, narrando de una forma precisa, la forma de ocurrencia del siniestro e interesando que fuera examinado por el médico forense, algo que tuvo lugar unos pocos días después, para lo cual tuvo que trasladarse al juzgado.

Así, el médico forense, determino que los daños de Víctor M.N en su persona ascendían a la cantidad de 3.600 €, tanto por las secuelas ocasionadas, como por los días de baja que había padecido por lo que inmediatamente trasladamos la oferta a la compañía aseguradora contraría, la cual declinó cualquier tipo de acuerdo, a pesar de haber abonado los 600 € por la reparación del vehículo de Victor M.N.

Así pues, no nos quedó otra opción que interponer una demanda judicial en la que, acompañando el informe de sanidad que habíamos obtenido, se reclamar el importe efectivamente valorado y así determinar tanto la responsabilidad de la compañía aseguradora contraria en la ocurrencia del siniestro y su deber de abonar la cantidad valorada por dicho médico forense.

Juicio por Accidente de Tráfico Sevilla: La resolución del caso

A las pocas semanas, recibimos una comunicación del Juzgado por el que admitían a trámite la demanda interpuesta por nosotros, por la que ejecutábamos el auto de cuantía máxima que nos habían expedido anteriormente, y señalaban una fecha para el juicio, a la cual deberíamos acudir ambas partes a fin de celebrar un juicio en el que deberíamos hacer valer nuestras pretensiones.

Así pues, durante unas semanas tuvimos que preparar toda la documentación correspondiente, así como reunir los datos de los testigos que presenciaron el accidente, a fin de que pudieran declarar en el acto del juicio y determinar que la responsabilidad en la ocurrencia del siniestro recaía plenamente en el vehículo contrario, siendo que la compañía contraria ya había abonado los daños del vehículo.

Por tanto, llegado el día del juicio acudimos con todas las pruebas de las que nos queríamos hacer valer, a fin de determinar la responsabilidad del vehículo contrario, si bien fue en la puerta de la sala de vistas donde conocimos la intención de la compañía contraria de que querían alcanzar un acuerdo por el cual abonarían la cantidad de 3.600 € a Victor M.N, es decir, el total que estábamos reclamando ya que entendían que nuestra postura era mucho más sólida.

Dicha circunstancia se la traslade efectivamente a mi cliente, el cual estaba totalmente de acuerdo en que se alcanzara un acuerdo en esos extremos ya que entendía que satisfacían de una manera íntegra los daños que el mismo había sufrido, por lo que nos autorizó a firmar dicho acuerdo en su nombre.

Final del asunto

Así, finalmente, entramos en la sala de vistas para comunicar al Juzgado nuestro acuerdo y en particular, el compromiso de la compañía aseguradora contraria de que abonarían la cantidad adeudada por ellos a Victor M.N, en un plazo prudencial de diez días desde la celebración de esa vista.

A los pocos días, recibí la llamada de Victor M.N., el cual me comunico que efectivamente, había recibido la transferencia por el importe acordado en la sala, pudiendo dar por zanjado el asunto, quedando enormemente agradecido por nuestra labor en el procedimiento, y asegurando que hablaría de nuestro buen hacer en el futuro.

Asesora legal por oficio y vocación.
Me gusta escribir artículos en mis ratos libres y colaborar con varias webs y medios de prensa.
Actualmente terminando de cursar el Grado de Derecho en la Universidad Complutense.
Si tienes dudas o necesitas que te ayude, no dudes en escribirme.
Ariadna Martinez Campoy
Últimas entradas de Ariadna Martinez Campoy (ver todo)