Lesiones Accidente Tráfico Sevilla

Lesiones accidente tráfico Sevilla

Como abogado de accidente de tráfico, cuando alguien me comenta que ha sufrido lesiones en accidente de tráfico en Sevilla, siempre respondo que es necesario ser cautos y no ir a la ligera a poner una denuncia, ya que cada accidente y cada supuesto, puede estar rodeado de una serie de variantes que puede provocar que el resultado del mismo sea distinto, siendo necesario al menos conocer los pasos mínimos a dar.

Una reclamación por lesiones en accidente de tráfico ha de reunir unos requisitos mínimos que garanticen el éxito del procedimiento, teniendo en cuenta por ejemplo el baremo por lesiones en accidente de tráfico, ya que de ello dependerá la valoración que se pueda realizar por las lesiones sufridas y, en definitiva, la reclamación a realizar y la indemnización a obtener.

Por tanto, la valoración por lesiones en accidente de tráfico, se convierte en uno de los puntos fundamentales, para iniciar la reclamación, por ejemplo, los puntos por lesiones en accidentes de tráfico. Todo ello podrá conducir a que el procedimiento siga un curso u otro y es por ello por lo que hay que estar preparado para todas las alternativas posibles.

Lesiones accidente tráfico Sevilla: El caso de Ricardo R.T

A mi despacho acudió Ricardo R.T., el cual me contó que había sufrido un accidente de tráfico cuando, mientras circulaba por una rotonda y estando ya dentro de la misma, otro vehículose intentaba incorporar a la misma por la derecha, siendo que sin respetar la preferencia que tenía Ricardo R.T., Impactó de forma lateral con su coche causando daños en su parte latera.

Además de ello, Ricardo R.T., había sufrido un golpe bastante brusco que le provocó una torsión bastante incómoda en el cuello y por la que aún estaba convaleciente ya que se encontraba recibiendo sesiones de rehabilitación al no poder hacer nada por sentir náuseas y mareos en cualquier gesto que hiciera en su día a día.

Inmediatamente le informé sobre cuáles eran los pasos más comunes a seguir en un procedimiento de lesiones por accidente de tráfico en Sevilla, tras lo cual, decidió que me hiciera cargo del asunto a lo que le respondí que iniciaría las acciones correspondientes con una denuncia a fin de que fuera examinado por el médico forense y que este determinara las lesiones sufridas como consecuencia del accidente.

La denuncia y el examen

Por tanto a los pocos días procedí a interponer una denuncia en la que de manera sucinta y haciendo referencia a todos las circunstancias del siniestro y a los testigos de los mismos, narré la forma de ocurrencia del siniestro finalizando dicha denuncia con la petición de que Ricardo R.T fuera examinado por el médico forense y que pudiera ser evaluado por el mismo.

Así pues, a los pocos días se recibió la cita para el médico, que valoro sus lesiones en la cantidad de 2.300 €, que tenía en cuenta los daños que había sufrido como los días que había tenido que ausentarse del trabajo como consecuencia de las molestias en el cuello. Inmediatamente se dio traslado de manera igual a la compañía aseguradora contraria.

Sin embargo, la respuesta que se obtuvo por parte de la compañía aseguradora contraria, no fue otra que la de negar su responsabilidad en la ocurrencia del siniestro, al entender que la maniobra de su vehículo era correcta y únicamente para el caso de que existiese una condena por parte de un juzgado en el que se indicara su responsabilidad, entendían que el importe de las lesiones ascendería a 1.000 €.reclamación por lesiones accidente tráfico Sevilla

La demanda y el juicio

Ante tal tesitura, no quedó otro remedio que solicitar del juzgado un auto de cuantía máxima, para así poder interponer una nueva demanda de ejecución, en la que la piedra angular del mismo sería el informe de sanidad emitido por el médico forense, y sobre el que se centraría la discusión en un posterior juicio, sin perjuicio de la discusión que se pudiera sentar sobre la forma de ocurrencia del siniestro.

A las pocas semanas, tuvo lugar el juicio, en el que cada una de las partes expuso sus razones y en particular se centró la discusión en la forma de ocurrencia del siniestro. Por nuestra parte, se contaba con los indudables testimonios de los testigos que presenciaron el accidente los cuales afirmaron con total rotundidad que Ricardo R.T., circulaba con total normalidad y que la maniobra incorrecta fue ejecutada por el vehículo contrario.

Una vez finalizado el juicio mis sensaciones eran muy buenas, ya que había conseguido demostrar que la responsabilidad era del vehículo contrario y tenía un informe de sanidad que gozaba de una gran carga probatoria ante un tribunal por lo que nuestras posibilidades de éxito era muy buenas.

La resolución final

A los pocos días se recibió la Sentencia del procedimiento por la que efectivamente, condenaban a la compañía aseguradora contraria al pago de la cantidad de 2.300 €por las lesiones sufridas por Ricardo R.T. en el accidente, al entender que la única responsabilidad en la forma de ocurrencia del mismo fue del vehículo contrario.

Así pues, llamé a Ricardo R.T., para que acudiera al despacho a fin de informarle de que en los próximos días, la compañía aseguradora ingresaría dicho importe en la cuenta del Juzgado y, una vez allí, podría ser retirado, ante lo cual, mostró su agradecimiento por mi labor durante toda la tramitación del asunto.

Asesora legal por oficio y vocación.
Me gusta escribir artículos en mis ratos libres y colaborar con varias webs y medios de prensa.
Actualmente terminando de cursar el Grado de Derecho en la Universidad Complutense.
Si tienes dudas o necesitas que te ayude, no dudes en escribirme.
Ariadna Martinez Campoy
Últimas entradas de Ariadna Martinez Campoy (ver todo)
Ir arriba